Compilados de poesías canutas

Isaías 57:15

Señor, no tengo cómo llegar hasta lo alto.

No tengo cómo permanecer ante lo sublime

No puedo habitar en la eternidad, pues soy finito

Creo entonces que no puedo alcanzarte

Pero gracias porque también habitas con el quebrantado

Y también con el humilde de espíritu

Te ofrezco mi quebranto como casa

Y ayúdame a adornar mi morada con humildad para que aquí vivas

Quiero visitarte esta semana

Visitaré por tanto a los quebrantados, para así conocer tu casa

Y a los de humilde espíritu, invitaré a conversar, para -por fin- hablar contigo.

EAQG